martes, 1 de septiembre de 2015

Operación Guarde






Como llevo ya mucho tiempo fuera de combate, quería volver por todo lo alto, con un nuevo diseño, un cambio de plataforma, un dominio propio y el redoble de un tambor. Pero no ha podido ser. La vida es muy dura también en agosto. De momento estoy aquí, sobreviviendo a un verano al que me hubiera gustado darle una patada en el culo en más de una ocasión y con el que ya haré cuentas cuando se acabe de verdad, que no me fío un pelo y todavía puede jugármela.

Pero ahora al lío. En casa estamos metidos de cabeza en la OPERACIÓN GUARDE, que tiene una parte bella y hermosa, que es la de ir a comprar chándales al Primark, y otra que es fea, fea, que es en la que te imaginas a tu dulce criatura atravesando con paso vacilante, con su monito de peluche bajo el brazo y con su mochila de los Minions a la espalda, una cancela presidida por el letrero “Arbeit Macht Frei” para ser recibido por una turba de pequeños dementores dispuestos a sorberle toda la alegría de vivir. Pero bueno, aún tengo unos días para ponerle a Mopito La Gran Evasión y Cadena Perpetua en bucle e instruirle sobre cómo cavar un buen túnel con la cuchara del Petit-suisse.

En fin, que estoy en modo madre moñas. Alguno pensará que menuda gilipollez. Otros me dirán eso de que en la guarde se lo pasan genial, que aprenden mucho, que en seguida se acostumbran. Y oye, que yo no lo pongo en duda. Pero hasta que no lo vea, seguiré dando rienda suelta a estas fantasías de terror que me tienen todo el día suspirando “¡Ay, mi niño!” y desempolvando mis viejos trucos infantiles para fingir una enfermedad. 

Sugerencias, consejos y rituales de vudú efectivos para castigar a los pequeños malhechores que muerdan a mi pichón serán bien recibidos.



21 comentarios:

  1. Todo irá genial, ya verás. Sé que hasta que lo vivas no terminarás de creerlo, pero nosotros también pasamos por ello el año pasado y aunque al principio no fue nada fácil, acabó siendo una buena experiencia para el pichón. Mil besos titi, se te echaba de menos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias bonica! A ver si es verdad, ya te contaré. Besotes!

      Eliminar
  2. Bienvenida!! Yo estoy igual deseando y temiendo que llegue la semana que viene a partes iguales, mañana tenemos reunión con la ¿profe? ¿en las guarderías se llaman así? Ni idea...ayyyy el cordón umbilical cada vez más largo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí se llaman profes y las guarderías no son guarderías si no escuelas infantiles. Así nos han instruido hoy en la reunión de padres. Mucho ánimo con este paso tan importante!!

      Eliminar
  3. Como bien sabes, en casa estamos igual. Un sinvivir. Y aún sin tomar una decisión definitiva. ¡Qué duro y qué difícil esto de ser padres! :-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ayns... Bueno, decidáis lo que decidáis estoy segura de que Maramoto estará estupendamente. Besotes!

      Eliminar
  4. Paula! Que bien leerte de nuevo :) Mira...podría decirte maravillas de la guarde. Pero te voy a contar que para la mayor fue la mejor etapa del mundo y por ella hubiera hasta dormido alli (excepto cuatro meses de los 2 años que tuvo una profesora terrible) pero la pequeña nunca estuvo 100% a gusto, y eso que una de las profesoras de preocupó desde el primer dia en ser su apoyo, y le daba más apego que a todo el resto de los niños juntos (hasta le cantaba para que se durmiera y le daba la mano) Asi que...es tan una mezcla de cómo le parezca a Mopito la guarde, de cómo sean sus profes, y de tantas otras cosas...que te deseo mucha suerte para que todo vaya sobre ruedas! un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay a ver qué tal! Hoy hemos ido a la reunión de padres y he salido muy contenta... Espero que le vaya bien, de verdad. Besotes Lai!

      Eliminar
  5. Aquí hay para todo. Yo solo te digo que a Víctor le terminé sacando. Nos fue fatal. La profe era espantosa...
    En fin, ánimo. Supongo que todo irá bien. Si no, sigue tu instinto y haz según sientas.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, eso está claro. En algún punto tengo que ver bien al niño, sino no tiene ningún sentido. Qué rabia lo de la profe! Besotes grandes Bego!

      Eliminar
  6. Un consejo para el antes, procura pensar en positivo e imaginarte a tu hijo disfrutando de la guarde. Si tú tienes miedos se los transmites a él y la cosa empieza peor. Véndeselo y véndetelo como algo genial, un sitio donde va a jugar un montón y a hacer muchos amigos, donde se divertiré y donde aprenderá. Y tú tendrás tiempo para tí.
    Yo solo te digo que por las tardes tenemos que quedar con los amigos de la guarde para ir al parque, jajajaja.
    Si luego resulta que la cosa va mal, que puede pasar, pues se quita, y punto, o ya si eso vamos la comunidad 2.0 a poner orden en el asunto.
    Besazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nosotros con él estamos en plan muy positivo y él ya tiene asumido que a la guarde va a ir a "hacer el bruto" (literal) con "los niños". Pero yo no puedo evitar preocuparme.... De todas formas después de la reunión de padres me quedé mucho más tranquila, la verdad.
      Gracias guapa! Muchos besotes!

      Eliminar
  7. Ay, Paula, pobre! inténtalo con alegría que lo peor que puede pasar es tener que volver a casa... donde no se está tan mal, verdad? igual te sorprende y se lo pasa genial y si no... los chándales valen para todo x)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, ese es el espíritu. Para dar marcha atrás siempre hay tiempo y desde luego a los chándales monérrimos va a sacarles partido donde sea, jejeje. Besotes guapa!

      Eliminar
  8. Ánimo, amiga. Creéme que entiendo perfectamente lo que sientes :-( Un abrazo grande.

    ResponderEliminar
  9. Ay, mi morena! Estoy totalmente con IreneMore y Remorada: es importante que ellos nos vean bien (porque ya sabemos que son esponjas emocionales, y se pispan de tó), y luego, oye, que si la cosa no va bien, que todo puede pasar, le sacas y punto. La idea de que no es algo inamovible a mí me daba calma de espíritu. De hecho al principio hubo ciertos desacuerdos con el centro (no con la profe, que es amor total), y nos planteamos cambiarlo, pero viendo que él con su seño y con la clase estaba más que feliz al final decidimos dejarlo. Y la verdad es que todo fue genial.
    Ánimo, hermosa. Date un tiempito y ya irás viendo! ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vamos a ver. Espero que llore poquito, se calme rápido y se adapte pronto. Que sea feliz y corretee mucho. Ya que coma y duerma, pos bueno, si cuela, cuela...
      Besotes!

      Eliminar
  10. Seguro que va la cosa fenomenal. Creo que los adultos lo pasamos peor que ellos. Yo tengo la "suerte" de que no le puedo llevar y eso ayuda. Ojos que no ven... Y el padre tiene orden expresa de no alargar la agonía, si se diera, pero despedirse, por supuesto. Tú disimula cara mula y que vea que todo es amor y alegría, aunque por dentro estés plof. Lo normal es que, si llora al separarse, al poco se le pase. Lo veo todos los años en el cole. Los primeros días si pueden ser un poco más durillos pero suelen adaptarse bien. Te entiendo bien porque, pese a ser el segundo curso de mi pichón, al cambiar de seño y de rutinas, estamos en un sinvivir el pater y yo. Poco a poco todos nos haremos.
    Besotes y welcome back que ya era hora. ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ayns sí, espero que seamos nosotros los que lo pasemos peor... Esta mañana ya me ha dicho Pedro "pues si ya vas pensando que vas a llorar lo llevas claro". A lo que yo he respondido "pues si ya vas pensando que NO voy a llorar lo llevas tú claro". Veremos cómo acaba la cosa.
      Besotes guapa!

      Eliminar
  11. Ey pues hace poco salió la noticia de un niño que cavó un túnel para escaparse de la guarde! Era Mopito?? jajajaja. Espero que haya ido bien la operación guarde ;-)

    ResponderEliminar